Columnas

Pascual es un abuelo residente de uno de los cinco Hogares de Ancianos de la localidad de Vicente López en Argentina. Permanece sentado frente a la ventana. Su mirada escruta esperanzado algún punto perdido en el exterior.


¿Quién no quiere una niñera que convierte la tina en un hermoso océano lleno de delfines? Así cualquier niño se mete a bañar sin rezongar. ¿Quién no quiere una nana que nos saque a media noche a bailar con los faroleros?


Ahora por fin comprendo, a mis sesenta y tres años, que mi padre estaba equivocado cuando decía: «A la fuerza ni los zapatos entran, m’hija». Así me advertía de niña, arrullándome en la hamaca, a la sombra del framboyán, cuando caía la noche.


Milibrohispano, le da la bienvenida al grupo de escritores de la Patagonia y a su programa virtual -El huerto-, espacio multicultural en el que participarán activamente los miembros de nuestra organización con el objetivo de promover la literatura y fortalecer los lazos de amistad entre los pueblos.  


Lucía disfruta del verano con la picardía y entusiasmo característico de los niños; su fascinación por trepar árboles y saborear de un delicioso mango biche (verde) con limón y sal, es tradicional en el Valle del Cauca (Colombia).


Para ser honesto no sé muy bien qué pudo suceder. O más bien cómo. Da igual. Escribo esta carta por si alguien la encuentra y se puede organizar el rescate. Lo hago a las apuradas, porque presiento que está por engullirme otro remolino.


Durante años, el crítico (así muchos escritores no quieran admitirlo) ha servido como puente entre la obra y el espectador, es este quien a través de una detallada valoración objetiva que contrarresta con el atributo del artista, ha tenido la enmienda de exponer a través de diferentes medios las obras que han sobresalido positiva o denegadamente en el mercado a un espectador prejuicioso.


Eran las 3:00 de la mañana en la casa vieja del barrio Loynaz. Mateo escribía todas las noches desde hace años, por lo general acompañaba la tarea escuchando música barroca. El bajo continuo de esa música le ayudaba a concentrarse, mantener la cadencia de su poesía y a combatir el sueño.