Muy pronto será publicada en España por Ediciones Dauro.

Han trascurrido decenas de siglos en que el hombre modula, observa y perpetúa la sutil pero vergonzosa «construcción del género», frase que designa la paulatina maniobra que manipula la posición de la mujer en nuestras culturas. Es una costumbre que se expande desde la temprana esclavitud marital, hasta las más leves sugerencias maniqueas escondidas en poemas y canciones populares.

En momentos en que apenas empezamos a abrir los ojos a esta antigua y anestésica realidad, el recuento de un caso de la vida real en forma de novela, nos parece un proyecto obligadamente apropiado y bienvenido. Al leer y sumergirnos en la entrega de María Elena Lavaud, nos asalta una primera impresión que no nos abandona aun después del final.

Narrada en lenguaje rápido y certero y con una trama que incauta voluntades, el impulso de Tatuaje de lágrimas, desciende desde la irónica y significativa conceptualización que catapulta al título, hasta las convincentes instancias de una dolorosa y tajante cotidianidad que no cesa de repetirse en tantos hogares.

¿Se requiere ser mujer para sentir el impacto que nos reserva esta novela? No. ¿Necesitamos ser mujer para escribirla? Quizás no. Sin embargo, y en honor a la angustiosa verdad, lo que sí constatamos es que sólo la mujer sufre el generalizado maltrato que se extrapola aquí, sin tapujos ni eufemismos. Se logra de esta manera una historia que conmueve, solidariza y nos penetra con precisión francotiradora. El efecto se vehicula en un recurso de primera persona del singular que, a medida que nos adentramos en los hechos, se convierte en un sólido e integral nosotras, gracias a la labor de cuidado y dedicación de la autora. Aquí abundan las vicisitudes causadas por un marido indolente y una sociedad apática que calla y condona la violencia de género. Mas con decoro y dignidad, se revindica a la protagonista, quien parece inyectarnos con asombrosa fidelidad, un triunfador espíritu de lucha. Su valiente actitud parece validar aquella cariñosa y a todas luces profunda y lapidaria aspiración del gran Cervantes en boca del hidalgo don Quixote: «Cambiar el mundo, amigo Sancho, que no es aventura ni utopía, sino justicia».

Héctor Manuel Gutiérrez

Tatuaje de lágrimas
María Elena Lavaud

Tapa blanda
Ediciones B Venezuela; 1ra edición (2015)
ISBN-10: 9804120380
ISBN-13: 978-9804120381

Artículos Relacionados