ESPACIO
Esta noche más que nunca
necesito un espacio
tuyo y mío,
donde las letras entre líneas
sean escritas en secreto,
donde las pasiones más intensas
caminen sutilmente,
donde los pensamientos
imprudentes
seduzcan al sinsentido.
Esta noche más que nunca
necesitas un espacio
tuyo y mío,
donde conocernos
poco a poco
sea un juego de estrategias,
donde descubrir el día a día
sea el rompecabezas más sensato,
donde la música se constituya en la cadencia perfecta
entre tu piel y la mía.
Esta noche más que nunca
necesitamos un espacio
tuyo y mío,
donde amarnos sea más simple
que extrañarnos de esta manera.

Fermina Ponce afirma que nació en la poesía y eso mismo es lo que ‘pare’ en su poemario Al desnudo. Trato de imaginar lo que es ser producto de tantas emociones y sentimientos, lo que es ser un poeta de tiempo completo, lo que es tener la valentía de ‘encuerarse’, de arriesgarse y enseñarle al mundo las entrañas. Me da envidia. ¿Cuántos no somos poetas de clóset? 

  PIEL
He tenido la impresión
de querer convertirme en algo distinto
a una mujer…
en piel,
tu piel.
En el deseo que se desliza entre tus muslos.
En el instante irracional que calla por lo inadecuado de la ocasión.
En la decisión que seduce un conflicto llamado temor.
En el aliento que se desnuda
cuando la magia te hace el amor.

En Al desnudo, Fermina aborda el amor, el desamor, los celos, los anhelos de los amantes complicados, los secretos, el exquisito ‘schadenfreude’ de ver a su amor regresar derrotado. Hasta la anatomía del ser amado la inspira y escribe ‘sobre su hombro derecho’ donde imagino que descansa su cabeza después de hacer el amor. 

Fermina es compleja y esto se hace patente en su poesía. Uno debe dejar de pensar en el romanticismo de Neruda y Benedetti, en la fineza de Gabriela Mistral, en el salvaje erotismo de Gelman. Detrás del dulce canto de sus palabras, hay brutalidad. Es ruda. Al desnudo es un reto para el lector pues hay que imaginarse al oferente, a la poeta, ponerse en sus ‘zapatos’ (una de las cosas a las que le expresa afecto en el poema del mismo nombre). El lector debe imaginarse en cueros, vulnerable, roto. Como lo ha expresado la autora, ‘la vulnerabilidad me ha hecho fuerte’.Y eso se refleja en sus versos.

Al desnudo, más que un poemario, es una colección de observaciones, emociones y sentimientos con las que el lector se identificará si alguna vez ha cruzado una mirada cómplice, si se ha tomado un café en Buenos Aires, si ha amado a alguien con locura o sin ser correspondido, si ha llorado por ese amor. 

Fermina Ponce encuentra poesía en todo lo que la rodea y entiendo el porqué afirma que ‘nació’ en ella. Todo la inspira: un sofá anaranjado, una mirada, un piano, unas mancuernas…sí, ¡unas mancuernas! Comprendo el porqué es tan difícil el género y ser poeta ‘porque no te queda de otra’. Mientras el corazón lata por alguien, la pluma puede dispararse en cualquier dirección. Todo se convierte en un objetivo. Me pregunto que será peor: morir por plomo o morir por pluma.

Fermina Ponce ‘desnuda’ su alma y nos muestra que todo el que ha estado enamorado o está infatuado, padece de lo mismo.

DE REGRESO
Vuelves a mí tratando de encontrar lo que dejaste,
con las manos vacías,
la piel herida de esas manos huecas,
profanas,
seductoras,
y banales,
con el alma rota de extrañar al amor;
el que te abraza si lanzas
ni maniobras.
Vuelves a mí sin saber ¿cómo ni, por qué?
con el ego caído de soberbia y palabras sordas,
sin ánimo de guerra y mucho menos de batallas,
con los ojos rojos de tu verde oscurecido,
el corazón ávido de somos y caricias.
Vuelves a mí lleno de miedo,
lo que se deja también se olvida
o el tiempo lo borra de la memoria,
ahora sólo ecos de tu voz y la mía.
Y te atreviste a volver a mí.
POEMAS Mar de (L)una (2017) ILBA

Al desnudo, de Fermina Ponce, PREMIO ILBA.

Editorial Oveja Negra LTDA, 2013, 82 páginas, $14.23, ISBN: 978-9580613435

 ∴

Carolina A. Herrera nació en Monterrey, Nuevo León y se crió en la Ciudad de México. Es Licenciada en Ciencias Jurídicas por la Universidad Regiomontana (1989). Estuvo asimilada al Servicio Exterior Mexicano en los Consulados de Chicago (1991-1997) y Houston (1997-2000) como representante del IMSS. Desde el término de su comisión se ha dedicado a la traducción, interpretación y la capacitación de intérpretes. Vive en Aurora, Illinois, con sus hijos y Chester. #Mujer que piensa, es su primera novela. Síguela en twitter @blondieflowers

Tomado de http://www.elbeisman.com/revista/post/fermina-como-dios-la-trajo-al-mundo – Autorizado por Fermina Ponce.

Artículos Relacionados