Abro la verja de este jardín de letras el día de hoy. La abro para todos ustedes, lectores, con la intención de compartir pareceres, informaciones y gustos acerca de la amplia gama de subtemas adscritos al tema de la literatura. Mi propósito es tanto informativo como lúdico, porque a mi parecer la solemnidad del acto de la lectura puede perfectamente prescindir del aburrimiento. Yo, que soy lector desde muchacho, quiero decir sin aspavientos ni hipocrecías que leo porque me gusta, porque busco entretener estas neuronas, porque me parece la menos vanidosa de las vanidades humanas, y porque, en el fondo, siempre algo hay que aprender de quienes se tomaron el tiempo, muchas veces  (las más), el sacrificio de escribir.

Intentaré, desde la subjetividad de mi posición de columnista, hablar de asuntos de interés para todos; asuntos ligados al mundo de los libros: autores, filosofías, cosas prácticas del arte de escribir y del placer de leer. Daré mis puntos de vista en los temas y ojalá hallen ustedes el tiempo y la disposición de aportar los suyos en los artículos que consideren los ameritan.

Confieso, cual adolescente, una grata e inusual excitación al emprender este proyecto. Si no fue un sueño mío, esto de escribir para una revista, sí fue al menos una idea pasajera, un tanto huidiza y vana, que entretuve alguna tarde y que, como llega tal vez un poema, me ha caído del túnel del cosmos, de donde llegan las cosas inesperadas.

Pues dichas estas cosas a manera de introducción y bienvenida, me presento formalmente con ustedes, lectores, y les digo de mí las cosas importantes: me gustan los libros, tengo una hija, un hijo y un tercero en camino, aún asexual. Me gusta escribir; soy amante del cine, el dómino, el tiempo con los amigos y el café. La mañana es mi tiempo preferido del día y la risa la más bienvenida de las expresiones humanas. Nací en una barrio de nombre Villa Consuelo, en la capital de la República Dominicana; y resido hace ya unos cuantos años en la ciudad de Nueva York. Mi escritor favorito es Jorge Luis Borges y mi escritora favorita, Ayn Rand.

A manera de hasta luego, les dejo estos versos de mi admirado Borges; y les deseo la mejor de las vidas.

Llaneza

“Se abre la verja del jardín
con la docilidad de la página
que una frecuente devoción interroga
y adentro las miradas
no precisan fijarse en los objetos
que ya están cabalmente en la memoria.
Conozco las costumbres y las almas
y ese dialecto de alusiones
que toda agrupación humana va urdiendo.
No necesito hablar
ni mentir privilegios;
bien me conocen quienes aquí me rodean
bien saben mi congoja y mi flaqueza.
Eso es alcanzar lo más alto,
lo que tal vez nos dará el Cielo:
no admiraciones ni victorias
sino sencillamente ser admitidos
como parte de una Realidad innegable,
como las piedras y los árboles”.

Jorge Luis Borges

Artículos Relacionados