«El niño que me perdonó la vida», está basada en hechos reales sucedidos en el escenario donde padecimos –durante más de medio siglo– la violencia en Colombia.

Un niño guerrillero y un teniente del ejército relatan sus dramáticas experiencias cuando coinciden en la misma selva y en el mismo campo de batalla, pero en trincheras enfrentadas.

Esta historia desgarradora –que se relata en primera persona– da testimonio de la vida miserable que padecen los niños que son obligados a combatir en las guerrillas.

Enrique –el protagonista– es un niño campesino, que a sus nueve años fue reclutado a la fuerza por la guerrilla.

Durante cuatro años lo sometieron a entrenamiento militar y a adoctrinamiento político. Le enseñaron a odiar al Estado, a los ricos, a los políticos, a los burgueses y a los gringos. Aprendió que «la lucha de clases» y «la combinación de todas las formas de lucha», hacen parte del evangelio de los revolucionarios y que el propósito fanático de tomarse el poder por las armas, justifica ataques contra la fuerza pública, más atropellos y abusos contra los campesinos que se resistan a colaborar.

Armando Caicedo, es un periodista y escritor colombo-estadounidense, autor de tres novelas: “Viva el Obispo ¡Carajo!”, “El niño que me perdonó la vida” y “Concierto para Delinquir”, esta última reconocida como única obra con mención de honor en el “premio Internacional de Novela Kipus”. Escribió para el periódico El Tiempo, de Bogotá, el libro de crónica histórica, “70 Años de Historia detenidos en El Tiempo” y dirigió para ese diario importantes proyectos editoriales sobre investigación y crónica histórica, entre otros, “La Cápsula de El Tiempo”, “El Tiempo del Descubrimiento”, “La Máquina de El Tiempo” y “La Clave de El Tiempo”.
Autor de más de mil columnas publicadas en diferentes diarios del continente, desde el año 2000 escribe –de manera permanente- “Mi Columna Vertebral”, columna sindicalizada en el género de sátira política, que se publica todas las semanas, en periódicos hispanos en Estados Unidos. En su trabajo como editorialista gráfico, ha sido galardonado en tres oportunidades con el “Premio José Martí”, concedido por la National Association of Hispanic Publications –NAHP- como reconocimiento a su trabajo en “El Tiempo Latino”, el semanario en español de “The Washington Post”.

Artículos Relacionados